AUMENTA INCIDENCIA DE MUERTES POR CÁNCER DE OVARIO.

Santo Domingo, RD

Según la Coalición Mundial contra el Cáncer de Ovario, 314 mil mujeres en el mundo viven con cáncer de ovario. Para este 2021, se estima que 207 mil perderán su vida a causa de esta enfermedad que es el séptimo cáncer más común y la quinta causa de fallecimientos entre las mujeres.

El cáncer de ovario es silencioso y es la principal causa de muerte entre los tumores del sistema reproductivo femenino. Es una patología que se origina en los ovarios y en las trompas de Falopio. Sus síntomas son poco evidentes o confusos en las pacientes, por lo que comúnmente se detecta en una etapa avanzada, cuando se ha expandido a la pelvis y el abdomen. Esto reduce las probabilidades de supervivencia y dificulta el tratamiento.

Proyecciones del Observatorio Global de Cáncer estiman que para el año 2040, el número de pacientes diagnosticadas se incrementará en un 42% y la cantidad de muertes por año ascendería a 313 mil mujeres.

La sobrevida de las pacientes con cáncer de ovario a cinco años, en el mejor de los casos es de un 46%, lo que comparado con el 90% de posibilidades de vivir que tiene una paciente con cáncer de mama en el mismo período, nos hace reflexionar y pensar que es momento de darle voz a este cáncer silencioso”, comentó doctor Esteban Coto, director Médico de AstraZeneca para Centroamérica y Caribe.

Pese a que es un tumor de difícil diagnóstico, se pueden citar algunos factores de riesgo como la edad (mujeres mayores de 50 años son más propensas en desarrollarlo), sobrepeso, antecedentes familiares, cambio de algunos de sus genes (mutación), no haber tenido embarazos o padecer endometriosis. De hecho, conocer la historia familiar del cáncer de ovario es muy relevante, es un cáncer que podría ser hereditario y para saberlo se hace necesario la realización de una prueba genética.

El tratamiento para este cáncer dependerá de la etapa en la que es diagnosticado. Normalmente una paciente con este tipo de tumor requerirá cirugía, quimioterapia y/o radioterapia y algunos casos se beneficiarían de una terapia dirigida que se utiliza para interferir en el crecimiento y división de las células cancerosas. Para elegir un tratamiento, el médico puede recurrir a pruebas adicionales, como tomografías, radiografías, laparoscopías o pruebas genéticas.

“Cuando hablamos de pruebas genéticas, se estima que el 25% de las mujeres con cáncer de ovario tienen una mutación del gen BRCA que es un gen que cuando funciona normalmente no permite que las células cancerosas crezcan y se multipliquen pero cuando existe una mutación tiene menos probabilidades de controlar esas células enfermas, lo que aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad pero también brinda una oportunidad para que el médico tratante identifique el tratamiento más adecuado para esa paciente”, agregó el doctor Coto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat